La Red por la soberanía energética (Xarxa per la sobirania energètica, Xse) de Catalunya aglutina a grupos afines para luchar por el cambio en el sector energético a escala local y colabora con iniciativas similares en otros lugares del Estado español, Europa y América Latina.

La Xse nació cuando varias organizaciones y personas identificaron una serie de problemas relacionados con la energía que afectaban a las poblaciones locales, como el fracking, la gestión de represas hidroeléctricas por parte de grandes compañías privadas, las líneas de muy alta tensión y la construcción de un gasoducto que atravesaría el territorio para transportar el gas desde Argelia a Europa. También perseguía acabar con los obstáculos planteados por el Gobierno central a las energías renovables y la connivencia de este con las compañías que tienen algunos de los precios de la electricidad más caros de Europa.

La resistencia al modelo energético dominante del Estado español era una realidad hacía años, pero asociaciones, colectivos y personas de todo el territorio catalán se reunieron por primera vez en la ‘Jornada por un cambio de modelo hacia la soberanía energética’ en junio de 2013. Unos meses más tarde, se creó la Xarxa per la sobirania energètica (Xse) de Catalunya para promover un futuro energético basado en la democracia y el control social de los medios de producción, la sostenibilidad y la descentralización y el arraigo en el territorio.

La Xse funciona mediante cuatro ‘nodos’ o comités locales activos (Barcelona, Girona, Tarragona y Mallorca) y la mayoría de sus recursos procede de las organizaciones que la integran. El grupo de trabajo sobre ‘municipalización energética’ persigue que la red eléctrica se vuelva a situar en manos municipales, inspirándose en casos como los de Hamburgo y Berlín, en Alemania. También colabora con juristas para analizar las normativas del sector energético español y plantear la posibilidad de pasar a un modelo municipal. Esta propuesta municipalista cuenta con un gran apoyo de organizaciones de la sociedad civil, personas a título individual y partidos políticos.

La Ley de Cambio Climático de Catalunya, defendida junto con el Movimiento por la Justicia Climática y adoptada en septiembre de 2017, incluye la prohibición del fracking en el territorio, el desmantelamiento de las centrales nucleares y una propuesta para crear un Mediterráneo libre de combustibles fósiles. Sin embargo, en estos momentos se encuentra suspendida por el Tribunal Constitucional español.

Volt 4, foto de grupo.

Además, una de las principales actividades anuales de la Xse, el VOLT, que se inspira en las vueltas oligotóxicas que comenzaron a organizarse en Latinoamérica, reúne a decenas de activistas que tejen redes en todo el territorio catalán, con el fin de reivindicar la justicia ambiental y social para el Sur global y local desde una perspectiva ecofeminista.

“Resulta realmente impresionante el amplio abanico de organizaciones que participan en la red y cuánto han logrado en tan poco tiempo (¡menos de 5 años!), entre otras cosas la aprobación de varias leyes y normativas municipales y provinciales.”
– Lorena Zárate, evaluadora de Ciudades Transformadoras

¿Te gustaría saber más sobre esta iniciativa? Envíanos un correo electrónico. contáctanos .

O visita xse.cat

Atlas de Utopías