Eau de Paris (EDP) se creó para mejorar el servicio municipal de agua de la ciudad, que, hasta 2010, estaba fragmentado y era caro. Gracias a una firme voluntad política, la ciudad de París ha trabajado para hacer de la gestión del agua una importante cuestión de democracia, garantizando un suministro mejor administrado y más barato, y una estrategia ambiental sin precedentes.

Hasta 2010, el servicio de agua de París dependía de cuatro entidades: dos compañías privadas, Suez y Veolia; SAGEP, una empresa público-privada que utilizaba la infraestructura pública de agua potable, y un laboratorio público que se encargaba de la salubridad del agua. Esta división diluía las responsabilidades e incrementaba el precio que pagaban los usuarios. En este contexto, y desde la convicción de que el agua no es una mercancía como cualquier otra, se decidió remunicipalizar la gestión del servicio público de agua de París.

Desde el 1 de enero de 2010, Eau de Paris garantiza el ciclo completo de producción y distribución, desde la fuente hasta el grifo. Actualmente, EDP produce y distribuye una media de 170 millones de metros cúbicos de agua potable al año para tres millones de usuarios.

El primer año, se logró un ahorro estructural de unos 30 millones de euros y se decidió rebajar el precio del agua un 8 %. A fecha de 1 de enero de 2019, el precio sigue siendo más bajo que antes de 2010. EDP también garantiza un derecho concreto al agua a través de alianzas con donantes y trabajadores sociales para ayudar a los hogares más desfavorecidos. Y para las personas que carecen de acceso al agua, se ha establecido una red de más de 1000 fuentes públicas gratuitas en espacios públicos (caminos, parques y jardines), en colaboración con organizaciones que apoyan a las personas sin hogar y refugiadas.

Como operadora plenamente comprometida con el desarrollo sostenible, EDP también ha adoptado prácticas de gestión ambiental en todas las zonas naturales que gestiona y ayuda a muchos agricultores a aplicar prácticas agrícolas sostenibles que ayudan a mantener la calidad del agua.

En 2018, por séptimo año consecutivo, la empresa recibió el premio al Servicio al Cliente del Año, en reconocimiento de la calidad del servicio brindado a sus usuarios.

“Un ejemplo impresionante de una autoridad municipal que resuelve una situación problemática y cada vez más deteriorada en lo que respecta al suministro de agua sustituyendo el control empresarial por un modelo del procomún para toda la ciudad. Esta iniciativa ha fortalecido un enfoque holístico frente a la gestión del agua en toda la ciudad, generando beneficios tangibles y bien documentados para muchos grupos distintos, y priorizando los intereses ambientales y sociales, que se logran por diversas vías.”
– Tom Henfrey

¿Te gustaría saber más sobre esta iniciativa? Envíanos un correo electrónico. contáctanos .

O visita eaudeparis.fr/

Atlas de Utopías